13.jpg

Por las laderas de las montañas del lado sudeste de Honduras, han proliferado últimamente, miles de plantas de café, plantadas por los agricultores con la esperanza de sacar provecho de los precios del café, que andan por las nubes debido a la disminución de la producción en otras partes de América Latina.

En Honduras, los granos son considerados como de inferior calidad que los que salen en países vecinos, como Guatemala o Costa Rica.

Los tostadores de café están esperando a que el café hondureño sea un buen reemplazante del frijol de Colombia, que ahora está en su tercer año de producción más baja que el promedio.

El futuro del café arábigo se ha disparado en más de un 90%, llegando a su nivel más alto en casi 14 años. Los agricultores, de todos modos, están invirtiendo con la visión de largo plazo, y esperando que los precios se mantengan durante y después de los 3 años que demoran los árboles en madurar.

Las tierras de cultivo se están expandiendo en 15 de 18 departamentos de cultivo cafetalero , con apoyo del gobierno para producir, comprar semillas y abonar las plantas. En total, se estima que la producción podría saltar hasta un máximo de 4,98 millones de sacos de 60 kilos.

Los competidores más fuertes a que se podría enfrentar Honduras, son Nicaragua y Perú. Más del 50% de la producción de café de Nicaragua va a un mercado especializado, y el país ha duplicado su productividad desde los años 90. El gobierno peruano, tampoco se queda atrás, y también está apoyando a los agricultores para producir café.

Vía/ Reuters, Foto/ (Aurelijus) flickr