guanaja1.jpg

Los que buscan un lugar tranquilo donde vacacionar, tienen que tener en mente a Guanaja, a unos cuantos kilómetros de Roatán (casi 20 Km.), con una sola carretera y diferentes estaciones repartidas a través de la isla, a las que sólo se puede llegar en barco.

Guanaja es la isla más montañosa de las 3 islas que hay en la costa de Honduras, conformando el archipiélago de Islas de la Bahía. Esta isla todo el año tiene manantiales de agua dulce, arroyos, cascadas y es conocida por sus espectaculares árboles de pino Caribe. Guanaja todavía es una de las islas más desconocidas que hay en este triángulo de islas.

Según los viajeros que han buceado en esta isla, pueden encontrar los mejores arrecifes del mundo, que son parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano. Guanaja es también casi el último sitio Virgen que va quedando en el Caribe.

El gran problema de los viajeros que quieren visitar esta todavía inhóspita isla, es arreglárselas para llegar, aunque no es tan complicado si parten desde Estados Unidos, desde donde debieran volar hasta Roatán y desde ahí alquilar un barco o avión que les deje directo en Guanaja.

Otra manera de llegar, más rápida, sería tomar un vuelo de Roatán, y desde ahí, tomar dos vuelos de quince o veinte minutos, uno con destino a La Ceiba y otro a Guanaja.

Hay otras alternativas más flexibles, como volar a la parte continental de Honduras en los Estados Unidos, ya sea a San Pedro de Sula o Tegucigalpa, y luego volar a La Ceiba y luego a Guanaja.

A pesar que la isla todavía es poco frecuentada por turistas, hay cabañas y restaurantes. Dentro del mix de actividades que se pueden practicar, están principalmente el buceo y snorkeling, además de excursiones 4×4 y a pie. Obviamente todo es más limitado de lo que se podrían encontrar en una ciudad, pero al menos, no se extrañan, ya que si buscan una tableta para el dolor de cabeza, la encontrarán.

Vía/ guanajaguide
, Foto/ Blogmama ( Flickr)