Ya desde hace un par de meses que se venía hablando sobre la posibilidad de un golpe de estado en Honduras, hasta que así fue.

agresion-archivo.jpg

La rebelión proveniente desde el mismo Ministerio Público causo alarma con sus declaraciones, pero al parecer, nadie se lo quiso tomar muy en serio, como suele suceder con los gobiernos socialistas que tratan de crear una burbuja artificial de la cual subsistir la mayor cantidad de tiempo posible, hasta que la asfixia empieza a desesperar a la gente y se produce el desborde.

Yo creo que es imposible que los políticos se asusten mientras se encuentren rodeados de guardaespaldas, bien alimentados y tal vez coludidos con sus oponentes mediáticos a fin de poder robar mas impunemente, aunque hoy en día, a nadie le da vergüenza robar, para qué estamos con cosas, la cara nos la han visto a todos.

El gran problema surge cuando se comienzan a coludir entre varias naciones con un régimen similar, por ejemplo, se vio que un político de Chile fue a dar apoyo a Zelaya, y claro, como no si el era de los que andaban tirando piedras hace unos 20 años atrás, y ahora critica ese sistema socialista porque le ha ido mejor alimentándose de las ventajas que ofrece el capitalismo.

Cuando se trata de proteger los intereses propios, no hay ideologías que prevalezcan, sino la necesidad de salvar el pellejo propio, total, luego escapan del país como refugiados porque se sienten vulnerables, y lo más gracioso, se llevan pasajes y una abultada cuenta gracias a los honorarios públicos.

La idea aquí era hablar de la economía de Honduras, bueno, resulta ser que con la actual inestabilidad política que hay, el Banco Mundial y el Banco Interamericano del Desarrollo pausarán sus préstamos para el desarrollo de proyectos que hagan del país un sitio con mejores condiciones para la vida de sus ciudadanos.

Foto:
elmilenio