Ayuda tras la tormenta Agatha

1.jpg

Los tres países que fueron más afectados por la tormenta tropical “Agatha”, digamos que El Salvador, Guatemala y Honduras, recibieron hoy la generosa donación del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE.

Del total de la donación recibida, los países tendrán una porción no reembolsable de 250.000 dólares, ya que este dinero es una ayuda de emergencia para intentar rehabilitar estos países.

2.jpg

Esta tormenta azotó el Pacífico centroamericano el fin de semana pasado y ya ha causado cientos de muertos, miles de afectados y pérdidas de millones en cultivos agrícolas y infraestructura.

Como esto es una ayuda humanitaria sin reembolso, el BCIE solo va a exigir dentro de un plazo de 6 meses, un informe acerca del uso de los recursos y también un informe de los resultados que se obtengan.

Con esta tormenta, estos tres países se han unido como nunca. Pareciera ser que ante las catástrofes sale ese espíritu humanitario y empático que tan pocas veces se ve en el diario vivir. En el ámbito colectivo, el individualismo pareciera ser la norma de vida, sin embargo, para casos como este, en que todo pareciera desplomarse frente a los ojos, incluida la propia vida, ya no existe individuos, sino una comunidad, donde todos saben de todos, donde todos se ayudan mientras están sedientos, hasta que comienzan a recuperarse, y los ánimos nuevamente se suben al carro de la soberbia y el mercantilismo.

Lo humanitario pareciera ser algo efímero y liviano, un valor que se desprende solo cuando hay necesidad de sobrevivir en medio de un mundo hostil cuando no se le puede dar la pelea.

Vía: laprensa, Fotos