8.jpg

LA REALIDAD DE HONDURAS SE ACERCA A BURJASSOT DE LA MANO DE DOS MUJERES CAMPESINAS

María Estanislao, una campesina del departamento de Santa Bárbara (Honduras) visitó a su médico con la intención de encontrar algún impedimento justificado que le impidiera coger el temido avión que, tras unas cuantas horas de vuelo, le permitiría visitar España, un sueño que nuca había podido imaginar.

Hoy, tras once días de viaje compartido con su compañera Paulina, que les ha llevado por ciudades como Madrid, Zaragoza, Sevilla y finalmente Valencia, María agradece que su médico le dijera, en su día, que no padecía ninguna dolencia para impedirle tomar ese avión, salvo el miedo típico “a estar tantas horas por el aire”.

María y Paulina, representantes de la Asociación Hondureña de Mujeres Campesinas (AHMUC) han hecho en Burjassot, su última parada de viaje. Recibidas por el Alcalde, José Luis Andrés Chavarrías, José Martínez , Concejal de Bienestar Social y Mª José Cortés, Concejala de la Mujer, María y Paulina, acompañadas por Trini Blanch, coordinadora de la Assamblea de Cooperació per la Pau-País Valencià, han dado cuenta de la labor que más de 5.000 mujeres están realizando en distintos departamentos de Honduras.

El principal objetivo de AHMUC, según sus representantes, está en dotar a las mujeres campesinas de Honduras de todas las herramientas básicas para que, ellas mismas y por sí mismas, puedan mejorar su situación económica, educativa y social y contribuir así al desarrollo integral del país.

Constituida en 1994, AHMUC es una organización sin ánimo de lucro, democrática y basada en el sistema asambleario para la toma de decisiones. Perfectamente organizadas en una estructura piramidal, las mujeres campesinas de las distintas regiones hondureñas se reúnen en torno a grupos de base, grupos regionales y, finalmente, en una Junta Nacional que se reúne periódicamente en la que las mujeres con cargo dentro de la asociación, dan cuenta al resto de todas las actividades, proyectos e ideas que se llevan a cabo.