copan.jpg

Caminar por los alrededores de las Ruinas de Copán toma mucho tiempo y energía, y no importa nada luego de escarbar en su historia.

Este lugar fue construido entre el 426 y 800 DC., y con el paso de los años, en el día de hoy, su mejor apuesta es ser parte de los mapas y estar a la venta en las tiendas para todos los turistas que llegan a visitarlas.

copan3.jpg

Las excavaciones completas y científicas de las Ruinas de Copán no comenzaron hasta el año 1975. En el año 1980, Copán se convirtió en Patrimonio de la Humanidad. Copán y el Valle del Río Copán fueron nominadas como Monumento Nacional.

Cuando la imaginación está trabajando horas extra, es fácil imaginar sonidos o murmullos de los espíritus muertos que fueron quedando enterrados tras la imponente selva.

En la Gran Plaza, pueden ver estelas de piedra tallada, donde aparecen representados 20 gobernantes de la ciudad, parados en fila. El más conocido y fotografiado es uno que lleva un tocado con diminutas figuras, un cetro con las fauces de una serpiente con dos cabezas y un cinturón de granadas colgando sobre sus muslos en cuclillas. La inscripción jeroglífica donde salía su nombre y las fechas durante las cuales gobernó, ahora son solo un recuerdo.

Miles de peregrinos se congregan todos los días en la plaza, algunos vendiendo frutas, otros para matar el tiempo.
Por años los investigadores intentaron descifrar los jeroglíficos mayas, y explicar por qué los mayas abandonaron Copán alrededor del año 900 DC. Estudios recientes indican que la ciudad creció demasiado grande para el suministro disponible. Los mejores jeroglíficos los encontraran en la escalinata del Templo 26.

Vía/ Mimiherald, Fotos/ (srmurphy) flickr