variedad de rios de honduras

8.jpg

RIO COCO

Aproximadamente 55 kilómetros recorre este río que limita Honduras y Nicaragua.

Como el Río Patuca, también se interna en territorio de los misquitos, quienes lo llaman Wangkí.

Durante la Colonia se le denominó Segovia, pero últimamente se ha popularizado como Coco.

Una selva que sólo los misquitos conocen es el intrincado paisaje que se extiende a las orillas.

Cómo llegar: La forma más sencilla es volar primero en avioneta hacia Puerto Lempira; el siguiente objetivo es trasladarse por una carretera de terracería hasta Leimus, en las márgenes del río.

RIO OTUCA

Recorre los departamentos Gracias a Dios y Olancho.

Se forma con la unión de los ríos Guayape y Guayambre.

En su recorrido de aproximadamente 500 kilómetros, cruza regiones de bosque tropical húmedo, la Reserva Río Plátano y la zona misquita hondureña; varios kilómetros antes de llegar al mar, se divide en dos ríos.

Población más cercana: Catacamas.

Cómo llegar: Aunque el río es navegable en buena parte de su recorrido, la zona oriental es inhóspita y sólo recomendamos el viaje a expedicionarios que lleven, además de equipo, suficientes suministros porque casi no existen poblados.

Hay dos lugares (Wampusirpi y Brus Laguna), donde aterrizan avionetas. Un sitio que podemos sugerir para iniciar la expedición es Catacamas, a varios kilómetros del Río Guayape.

SANTUARIO MARINO TECA

Ubicado en el archipiélago del Golfo de Fonseca, en el Océano Pacífico, su nombre es de origen precolombino.

El santuario incluye las islas y los cayos que se localizan entre la desembocadura del Río Goascorán y las islas de Zacate Grande.

Cerca de este santuario se encuentra Isla del Tigre, formación de origen volcánico convertida en consorcio turístico por su espectacular geografía y sus playas de color ceniciento.

Población más cercana: Cedeño.

Cómo llegar: De Tegucigalpa hacia el sur, vía Pespire, Nacaome, San Lorenzo, Choluteca y Cedeño. En este puerto es posible embarcarse rumbo a la isla.