13.jpg

Este espectacular recinto natural, que se encuentra ubicado en una especie de triángulo geográfico formado por la desembocadura de los ríos Cuero y Salado, de los que lógicamente adquiere su nombre, cuenta con la particularidad de recibir los afluentes de otros 15 ríos, dando albergue a gran cantidad de especies animales, algunas de ellas en peligro de extinción como el manatí o las vacas marinas.

En líneas generales, podemos decir que este espacio está catalogado como uno de los mejores para ser visitados por los turistas, en vista de que cuenta con una impresionante cantidad de ejemplos de flora y fauna local, siendo un viaje sumamente emocionante y lleno de sorpresas, con avistamientos de cualquier tipo de animal salvaje.

En la mayoría de los casos, se propone una aventura en la que existen diversos senderos, pero por la longitud de los mismos sólo es posible recorrer uno o dos por cada jornada. Sin embargo, en cualquiera de ellos se tendrá la oportunidad de adentrarse en selvas y manglares y tener encuentros cercanos con todo tipo de fauna silvestre.

Además, el lugar cuenta con una sala donde se brindan charlas de orientación previo al paseo, sin dejar de mencionar la exhibición de murales y una habitación disponible para personal técnico visitante.

Para llegar allí, se deben recorrer unos 30 kilómetros desde la ciudad local de Tela, ubicadas a orillas del Mar Caribe, aunque se trata de un trayecto que ofrecen la mayoría de las operadoras turísticas locales.

Vía: Hola Ceibita
Imagen: Flickr