marcha1.jpg

Cientos de estudiantes se han reunido en la capital de Honduras, a fin de conseguir una reforma del sistema educativo actual, que según los protestantes, estaría en tierra derecha hacia la privatización.

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, ha llamado al dialogo, aunque las tomas de los institutos de educación secundaria continúan, y seguramente seguirán adelante hasta tener la certeza que el proyecto de ley que aboga por privatizar la educación, sea abolido.
Las manifestaciones han sido controladas con ayuda de la policía, que ha tratado de contener el ímpetu de los estudiantes en sus manifestaciones, arrojándoles agua, bombas lacrimógenas y arrestándolos.

El presidente llamo a que los estudiantes vayan a dialogar para armar una nueva ley de educación, partiendo de cero, a fin de conseguir esa educación moderna y eficiente que ellos necesitan. Una de las grandes reformas que se tendrán que hacer, es la descentralización del sistema educativo y reformas a los planes de estudio.

Los políticos que han participado en esta reforma, aseguran que nunca se ha hablado de privatización. Pero según los lideres de estos movimientos estudiantiles, todo es para privatizar la educación, y asi es como se han lanzado a protestar hace ya unas tres semanas, y tienen tomados 150 colegios a lo largo de todo el país.

La reforma de la educación, deberá ser estructural, de modo que mejore en calidad y permita a los que no tienen dinero, educarse. La gran pregunta que nos nace a todos los que leemos esto, es qué sucederá con aquellos que entran a estudiar, pero en realidad, detestan hacerlo, y están cumpliendo un calvario solo por deber. No sería mala idea establecer un sistema de educación que les permita a esos estudiantes, desenvolverse en otro ámbito, y estudiar en un horario libre, dando exámenes solamente. Yo creo que el sistema estandarizado es el que está mal, porque muchos otros estudiantes, tienen la capacidad de aprender los contenidos más rápido que los compañeros de curso, sin embargo, no tienen ninguna posibilidad de avanzar más rápido para pasar los cursos de un modo más eficiente para su vida.

La actual estructura de estudios, es demasiado rígida y condena a pasar cierta cantidad de años a los que pueden ir más rápido, y a tener que soportar largas jornadas a quienes no desean destacarse en sus estudios, y que solo desean pasar las materias, para graduarse y no quedar como analfabetos dentro de la sociedad. Todo ellos debieran tener un sistema diferenciado para educarse, que les permita desarrollar sus potencialidades y que no tengan que gastarse tantos recursos en ellos para tal fin. Con las actuales tecnologías sería posible, pero ¿en qué están los gobiernos latinoamericanos?.

Vía/ Ltareuters ,Foto/ Lapagina